2 de enero de 2013

“Papi, quiero ese perrito para Reyes”

Un amigo veterinario,  me contó un caso de una cachorrita de pastor alemán de un mes de edad, que tenia ingresada en la clínica en estado muy grave. Los propietarios, después de negarse a pagar los costes que suponía intentar salvar a la cachorra de una muerte segura, lo dejaron en manos de la suerte.

A pesar de todo. la ingreso rápidamente y le realizo una transfusión de sangre. El equipo que cuidaba de ella la cuidaron y gracias a ellos, le salvaron la vida.

Casos como éste, por desgracia no son hechos aislado. Con demasiada frecuencia, familias que han adquirido un cachorro por razones equivocadas, luego se niegan a darle todos los cuidados y atenciones veterinarias que necesitan. El solo hecho de aceptarlo como regalo, añade la ventaja de no tener nada que perder. Esta cachorra tuvo la suerte de ir a parar a una persona amante y profesional, además de propietario de un pastor alemán. Pero por desgracia no siempre encuentras personas dispuestas a poner de su parte para salvar la vida de su animal.

Muchos veterinarios se lavan las manos y valoran más la parte económica, y aunque es comprensible su postura porque tienen que ganarse la vida y no es su responsabilidad, por desgracia siempre paga el pato el menos culpable de todo este asunto, el cachorro que no eligió venir a este mundo para morir antes de haber vivido. Debería haber una seguridad social para los animales que viven en casa como un familiar mas.

Salvaríamos muchas vidas y evitaríamos abandonos por falta de medios. Hoy por hoy, lo únicos organismos que protegen el bienestar animal, son las asociaciones en defensa de los animales, como las protectoras que por desgracia, no disponen de medios suficientes para ayudar a todos los que llegan de la calle, abandonados, enfermos o maltratados. La buena voluntad. dedicación y cariño, no son suficientes. Necesitan financiación.

En Valencia y Paterna, Modepran gestiona la recogida y cuidados de los animales de su municipio, gracias a que sus ayuntamientos decidieron pasar al "No sacrificio". De hecho, el ayuntamiento de Valencia fue el primero en España .



Lo gratis a veces resulta caro (para el perro)

La mayoría de estos perros son regalos que un conocido les ha proporcionado porque su perra tenia demasiados cachorros que amamantar o porque se están haciendo grandes y dan demasiado trabajo o porque en un momento caprichosos te comprometes a quedarte uno. Vuelvo a repetir, por razones equivocadas. Una mascota es un miembro de la familia al que hay que hacer un hueco. Necesita tiempo y dinero. He oído muchas veces la frase: “Yo no pagaría nunca por tener un perro” Eso está muy bien, siempre que vaya seguido de ... "Pero me gastaría lo necesario para su bienestar".

España es un país donde se abandona mucho podencos de caza dentro del gremio de cazadores. La acostumbre es regalarse los cachorros entre ellos y cuando uno no sirve para cazar o se separa del grupo de caza, los abandonan a su suerte o mejor dicho, "muerte" si no lo cuelgan directamente. Conozco cazadores que cuidan y quieren a sus perros como si fueran familia, pero una gran mayoría por desgracia los considera herramientas de caza y poco más. Sobre todo los de jauría.

Por suerte, cada vez son mas los que prefieren adoptar. Bien por la crisis o por experiencia, cada vez hay mas gente con espíritu altruista. Pero por otro lado, esa misma crisis ha obligado a otros muchos a tener que abandonar a su perro o gato por no poderlos mantener.

Por desgracia la mayoría siguen queriendo perros de raza, como si les sobrara el dinero o si el linaje es mas importante que el individuo. Lo realmente triste del asunto es que no valoran el animal como miembro de una sociedad que les ha empujado a estar donde están, en nuestros hogares, incapaces de sobrevivir en libertad y completamente a nuestra merced. Seamos personas responsables de nuestro actos empezando por cuidar de todo lo que viva en casa.



Quizá es el momento ¿O no?
Los colegios han cerrado y lo niños vuelven a estar en casa como cada navidad. Inquietos y ansiosos de hacer cosas nuevas cada día y sin parar ni un minuto. Piden juguetes y estímulos nuevos que alimenten sus ganas de jugar. Los padres que no se han marchado fuera de vacaciones y que disfrutan de chalet o casa de campo, muchas veces se plantean adquirir ese perro que los nenes, llevan tanto tiempo pidiendo.

Un buen día, el padre le dice a la madre: "Al vecino le entraron a robar este invierno pasado y la destroza que le hicieron fue peor que lo que se llevaron. Es el momento, disponemos de tiempo, sitio y gracias al buen clima el perrito puede estar prácticamente todo el día fuera de casa. Piensa que los nenes tendrán algo nuevo con que jugar y aprenderán a ser responsables de su perro. Ellos le cuidaran, darán de comer, educaran y pasearan todo los días. Porque al fin y al cabo, lo hacemos por ellos".

Y lo mejor de todo, los vecinos que tienen la pareja de pastores alemanes han tenido una camada y los regalan. ¡Perfecto!

No lo es tanto. Los perros que se adquieren en época de vacaciones suelen acabar mal cuando se acaba y todos vuelven a la rutina. ¿Qué pasa ahora con ese cachorro que se ha acostumbrado a la presencia de su mueva familia? ¿Quién cuidará de él ahora? Los motivos, aunque sean muchos, no son los adecuados.

Es comparable a los matrimonios que tienen hijos porque es lo que "toca". Y así acaban las criaturas. Si queremos animales en casa, que sea porque se desean dentro de la familia como un miembro mas y que somos conscientes de las responsabilidades que ello conlleva al igual que el consumo de tiempo (de calidad) y de dinero. El espacio, aunque sea la excusa que todos ponen para no adquirir un animal. es mucho menos importante que el deseo y el tiempo que podamos dedicarle.

Si alguien me preguntara si vale la pena todo ese sacrificio, le contestaría que seguramente para él no. Y que vuelva a planteárselo cuando considere  la convivencia con uno de los animales más increíbles del planeta in privilegio, no un sacrificio.  

6 de diciembre de 2012

¿Has pensado en conseguir un perro?

Se responsable a la hora de adquirir una mascota

Piensa si vas a poder cuidarle y prestarle la atención que requiere , piensa que te ocupará tiempo, que en su época de cachorro será un destrozón, que necesita ejercicio, educación, disciplina y mucho cariño. Piensa quién cuidará de él si tienes que ausentarte de casa unos días y en las vacaciones, y sobre todo no dejes que tu mascota críe de forma indiscriminada, hay miles de animales que necesitan un hogar, piensa en la esterilización, infórmate de las ventajas que traerá y que harás con todos los cachorros. Por favor, se responsable y si has pensado en todo esto, PIENSA TAMBIÉN EN ADOPTAR, EN VEZ DE COMPRAR.

Estas navidades date el lujo de salvar una vida.